Quién era Roberto Sabo, el kiosquero asesinado a balazos en Ramos Mejía

Roberto Sabo, de 45 años, fue asesinado por dos delincuentes en un intento de robo. “Era un laburante que le daba todo a su familia”, destacaron sus seres queridos.

Roberto Sabo tenía 45 años.

El crimen de Roberto Sabo, perpetrado por dos delincuentes en un intento de robo que tuvo lugar el domingo, en Avenida de Mayo al 800, en Ramos Mejía, despertó la indignación de cientos de personas que salieron a pedir por mayor seguridad.

Sabo tenía 45 años, era padre de dos hijos, uno de 18 y otro de 25, y trabajaba en el kiosco que había heredado de su papá, Pedro, que se desempeñó allí hasta que se jubiló. “Empecé hace 40 años, trabajaba enfrente. De a poco lo ayudé con el kiosco, después me retiré porque me jubilé y ahora seguía él con mi nieto”, contó Pedro. En tanto, Sandra Giglio, la cuñada de la víctima, resumió: “Era un laburante que le daba todo a su familia”.

El crimen del kiosquero

El último domingo, en las primeras horas de la tarde, Roberto fue asesinado en un intento de robo en Avenida de Mayo al 800, donde funciona el kiosco “Pato”. Los autores del hecho fueron detenidos por efectivos policiales en la misma arteria, a siete cuadras del violento hecho, entre la avenida Rivadavia y Belgrano.

Los criminales fueron identificados por personal policial como Y., de 15 años, y Leonardo Daniel Suárez, de 29, con domicilio en la localidad de Ciudadela, partido de Tres de Febrero. A través de las redes sociales, vecinos de Ramos Mejía convocaron a una concentración para este lunes, a las 19, para pedir justicia y mayor seguridad.