Desde el CELS advierten por el “permanente hostigamiento de la Policía hacia jóvenes de barrios populares”

Desde 2016, el organismo de Derechos Humanos monitorea el accionar de los agentes de las fuerzas de seguridad en las situaciones de conflicto.

En la madrugada del 8 de mayo de 1987, efectivos policiales de la comisaría de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora, acribillaron a tres jóvenes que se encontraban conversando en una esquina. El hecho conmocionó a la comunidad y puso al gatillo fácil en el centro del debate político: generó una fuerte resistencia social que visibilizó otros hechos de la misma naturaleza. Esta fuerte demanda social motivó que el Congreso sancionara el 28 de noviembre de 2012, por unanimidad, la Ley N° 26.811, que instituyó al 8 de mayo como el Día Nacional de la Lucha contra la Violencia Institucional.

Desde 2016, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), organización no gubernamental que trabaja desde 1979 en la promoción y protección de los derechos humanos, confecciona una base de datos en la que registra y monitorea el accionar de los agentes de las fuerzas de seguridad en las situaciones de conflicto. En diálogo con El1 Digital, Victoria Darraidou, coordinadora de Seguridad Democrática y Violencia Institucional del CELS, manifestó que el uso de armas de fuego por parte de policías de civil “es una problemática que se repite en los últimos años”, al tiempo que lamentó que, en la actualidad, no haya políticas públicas que den respuesta a estas situaciones.

En esa línea, Darraidou planteó que, en la actualidad, “los policías utilizan más que antes el arma de fuego cuando están fuera de servicio, que es cuando matan más, pero también cuando más mueren efectivos”. Desde el CELS advierten, además, sobre “el permanente hostigamiento de los agentes de las fuerzas de seguridad hacia los jóvenes en los barros populares, las poblaciones trans, de inmigrantes y las personas en situación de calle, que es, incluso, sobre quienes recae la discriminación social”.

Victoria Darraidou (CELS).

En 2021, hubo 90 muertes en el Conurbano bonaerense por intervención de las fuerzas de seguridad (fuente: CELS).

En los últimos años, según los registros del CELS, se evidencia un descenso de muertes por intervención de efectivos de la Policía. Sin embargo, la coordinadora de Seguridad Democrática y Violencia Institucional de la organización remarcó: “No vemos que esa baja de casos letales tenga una conexión directa con alguna política pública que promueva un menor uso de la violencia”. Y continuó: “Nuestra premisa es que la mejor policía que interviene en un hecho conflictivo es la que utiliza el menor uso posible de la fuerza”.