Piden 50 años de prisión para el empresario acusado de violar a sus hijas en Castelar

El fiscal de la investigación pidió una condena de 50 años para Alejandro Leguizamón, el hombre que abusó, en forma reiterada, de tres de sus hijas.

Pablo Masferrer, fiscal del juicio contra Alejandro Leguizamón, el empresario acusado de abusar en forma reiterada a tres de sus hijas en la localidad de Castelar, partido de Morón, pidió una condena de 50 años de cárcel.

Leguizamón fue denunciado por sus hijas Cecilia, Romina y Evangelina, por delitos cometidos cuando convivían en su casa de Castelar. El abogado de las denunciantes, Yamil Castro Bianchi, pidió también la pena máxima.

El hombre está acusado de abuso sexual, abuso sexual gravemente ultrajante reiterados, abuso sexual con acceso carnal reiterados, todos ellos agravados por tratarse de su ascendiente y por vivir en la misma casa, ubicada en Presidente Ortíz al 3.400.

Masferrer también pidió que se abra una investigación judicial específica para investigar la posible situación de abuso vivida por una de las hermanas, quien dijo haber sido atacada por un amigo de su padre y por su propia madre, expareja de Leguizamón.

Asimismo, la madre de las víctimas declaró en el juicio que Leguizamón "es un monstruo" y relató situaciones de violencia de género cometidas contra ella por el acusado. También salieron a la luz instancias de violencia contra otros hijos de la pareja.

El colectivo feminista de Morón, presente en el juicio.

Leguizamón es dueño de la fábrica de membranas Techflex, ubicada en General Pacheco, y en esa empresa trabajan sus hijos varones y al menos una de las víctimas. En ese entorno el empresario llegó a revelar que estaba "enamorado" de una de las mujeres.

En su defensa, Leguizamón negó el abuso sexual agravado y reiterado contra sus hijas, aunque sostuvo: "A veces se me iba la mano".