Galván y su lectura de los resultados en La Matanza: “Hay que escuchar y resolver los problemas pendientes”

El candidato a concejal por el Frente de Todos y actual vicepresidente del HCD ponderó que, en un escenario de derrota en la Provincia, el Distrito volvió a revalidar el apoyo al oficialismo en las urnas, pero marcó que el peronismo debe volver a su vocación de “transformación”. “La Matanza no es una isla y hay cuestiones estructurales que hay que resolver”, dijo sobre la pérdida de votos del PJ con respecto a 2019.

El vicepresidente del bloque oficialista en el HCD local, Rolando Galván, analizó, en diálogo con El1 Digital, el veredicto que las urnas arrojaron este domingo y, si bien destacó que La Matanza brindó una de las pocas victorias que el peronismo cosechó en el Conurbano bonaerense, también marcó que “el resultado hay que ponerlo en un contexto general de la Provincia y del país”. “Como decía ayer el Presidente y lo repetía el intendente, necesitamos escuchar al pueblo, que ha dado su veredicto. Escuchar, aprender y resolver los problemas pendientes”, planteó como tarea hacia noviembre.

En ese marco, el también candidato a renovar su banca en la lista que encabeza el intendente destacó el triunfo con el 46,05 por ciento que el oficialismo logró para imponerse a Juntos que, con sus tres listas, sumó 27,25 por ciento en el Distrito. “Sacamos 20 puntos de diferencia con la segunda fuerza y eso pone, nuevamente, a Fernando Espinoza como uno de los dirigentes más votados a nivel nacional y ratifica su figura en las urnas. Del cuidado que tuvimos en la pandemia no se arrepiente nadie, pero necesitamos mejorar la situación económica, los ingresos de la población y ampliar las obras de infraestructura para cumplir con el contrato electoral de quienes nos votaron en 2019. Estoy seguro de que lo vamos a hacer”, marcó.

Lo cierto es que la holgada victoria del PJ local no deja de mostrar otro dato que puede ser una señal de alarma para el Frente de Todos: entre las primarias de 2019 hasta las PASO del domingo, la ventaja sobre Juntos se achicó del 42,6 al 18,8 por ciento y se perdieron 208.092 votos en el Distrito. Y, a nivel proporcional, si bien Juntos solo sumó poco más de 3.000 votos con respecto a las últimas elecciones, achicó la brecha al avanzar del 21,8 al 27,25 por ciento de los sufragios totales.  

“Yo creo que esto obedece al contexto nacional y provincial. La Matanza no es una isla y hay cuestiones estructurales que hay que resolver. El peronismo nació para transformar y eso tenemos que hacer; hay que generar mejores condiciones de vida, mejores ingresos para garantizar un mercado interno fuerte y, al mismo tiempo, trabajo, que es el ordenador social y el ABC del peronismo. En ese contexto hay que leer la elección”, analizó.

Galván se sumó a los festejos en San Justo que encabezaron Magario y Espinoza, quienes también plantearon la necesidad de hacer autocrítica por el mensaje de las urnas.

En tanto, se mostró “sorprendido” por “el crecimiento de la izquierda”. “No pensé que iban a andar en esos números, pero es el veredicto del pueblo”, planteó sobre el fuerte crecimiento que logró el Frente de Izquierda y Unidad, que alcanzó el 7,48 por ciento de los sufragios, con poco más de 47.000 boletas en las urnas, e hizo, por lejos, su mejor elección desde 2011. Su mejor marca previa había sido la de 2013, cuando se quedó con 4,54 por ciento de los votos.

“Lo que analizo de los dirigentes de Juntos por el Cambio, en todas sus expresiones, es que durante estos 19 meses de pandemia ellos siempre hicieron política electoral y se aprovecharon del descontento que produce la pandemia y la imposibilidad de que la economía mejore. A ellos nunca les importó el cuidado de la salud. Habremos perdido la elección en la Provincia, pero nadie nos puede decir que no cuidamos a la gente”, cuestionó a la oposición. Y, de cara a las generales de noviembre, adelantó que Espinoza convocará a la militancia “para reflexionar y, rápidamente, empezar a trabajar para mantener los sueños que tenemos de construir un país mejor con la agenda del trabajo y la producción”.